Saltar al contenido
HISTORIAS DE ESTRELLAS

Las lluvias de estrellas

12/07/2020

Antes de entrar a hablar de las PERSEIDAS es interesante conocer las principales lluvias de meteoros. En esta imagen (fuente: Instituto Geográfico Nacional) se recogen la fecha de cada una de ellas:

El significado de las columnas es el siguiente:

  • Máximo: ritmo más elevado de la lluvia de estrellas
  • Visibilidad: El momento en que se observa ésta con un ritmo superior al habitual o medio.
  • Radiante: De dónde viene la lluvia de meteoros o la dirección en el momento del ritmo más elevado.
  • Velocidad: A que velocidad se estrellan éstos con la parte más elevada de la atmósfera terrestre.
  • Ritmo: Es el de caída máximo de meteoros (se expresa por hora) si lo observamos sin recurrir a elementos tecnológicos, solo con el ojo humano en un lugar de óptima visibilidad si lo encontrásemos en el cénit. La imagen muestra el intervalo de valores que comprenden tanto el habitual como el valor extremo.

Lluvia de estrellas de las perseidas

La lluvia de estrellas anual más familiar, que ocurre durante las temporadas de vacaciones de muchas personas, se observa mejor en una noche sin luna durante las primeras horas de observación de meteoritos, desde aproximadamente la medianoche hasta el primer destello del amanecer. Durante esas horas, el punto ubicado entre Perseo y Casiopea se elevará en el noreste, por lo que los meteoros deberían parpadear en todas las partes del cielo a una velocidad de aproximadamente 50 kilómetros por segundo.

Esta lluvia es tan espectacular por ser visible en la totalidad del hemisferio norte y por darse en pleno verano. Además, podemos observar hasta 200 meteoros por hora.

Su auge máximo como hemos dicho es a partir del 12 de agosto pero ya podemos disfrutar de ellas a mediados de julio.

Si eres nuevo en esto de la observación estelar éste es un buen momento para comenzar, es un fenómeno ideal para aquellos que somos novatos en el mundo de la astronomía.

Otra de las características esenciales es que se pueden observar sin necesidad de ningún instrumento óptico (aunque es genial disponer de un buen telescopio para ver las estrellas) en esta ocasión nos basta con observar a simple vista.

Que necesitas para disfrutar de las lágrimas de San Lorenzo

Aquí en España conocemos a las perseidas por lágrimas de San Lorenzo porqué suelen darse aproximadamente el 10 de agosto, día de este santoral.

Para disfrutar de ellas lo ideal seria disponer de un cielo despejado y oscuro. Pero incluso si vives en una contaminación lumínica moderada, como lo hace la mayoría de la gente, puedes atrapar al menos a la más brillante de las Perseidas.

Este «Amigo Fiel» de lluvias de meteoritos alcanza su amplio máximo a mediados de agosto. Suele darse sobre el 12 de agosto.  Afortunadamente, las Perseidas permanecen activas durante varios días antes y después de su pico. Científicamente se le conoce como “lluvia de meteoros” pero es posible que a nivel popular te suene más la expresión “lluvia de estrellas fugaces”

No necesitas experiencia para ver las Perseidas. Simplemente encuentra un lugar con una vista al cielo abierto y sin luces nocturnas cercanas. Recuéstate sobre una esterilla o una silla de jardín reclinable y observa las estrellas. Yo uso un saco de dormir, a veces con una esterilla eléctrica en el interior. También acompaño el momento con un buen termo de té calentito.  Las noches veraniegas a veces refrescan.

El saco no solo proporciona calor contra el frío nocturno, sino que también sirve como armadura antimosquitos en esta época en la que los mosquitos están por todas partes. Cubre la parte del cuerpo que quede fuera del saco con repelente para espantar esos horrendos bichejos y relájate. Ahora solo queda esperar un rato.

Debes tener paciencia, necesitarás que tu vista se adapte a tan poca luz. Intenta mirar hacia donde está el cielo más oscuro, simplemente levanta la vista hacia arriba.

Contando las estrellas

Ver meteoros es muy divertido, pero contarlos puede ser aún mejor, de esta manera puede contribuir a nuestro conocimiento continuo de cómo la lluvia de Perseidas cambia de año en año.

Si deseas participar en el recuento puedes contactar con la Organización Internacional de Meteoros para ahondar en el procedimiento y para recoger los formularios necesarios. Voy a tratar de hacer un pequeño resumen del procedimiento, pero en su web lo explican con mucho más detenimiento.

Para contar por métodos estandarizados, deberás comenzar con un cielo bastante oscuro. Necesitarás un reloj y un bloc de notas y un lápiz o puedes utilizar la función de grabar de tu teléfono móvil para dictar.

Una vez que estés instalado, adaptado a la oscuridad y listo para comenzar, anota la hora. Cada vez que veas un meteoro, anótalo con P para Perseidas o NP para no Perseidas, dependiendo de si su camino. Si se traza lo suficientemente atrás a través del cielo, se cruzaría el norte de Perseo.

Está bien tomar un descanso ocasional; ten cuenta el momento en que dejas de mirar y cuando comiences de nuevo. Debes anotar el tiempo aproximadamente cada media hora, en cualquier caso.

Finalmente, calcula qué porcentaje de tu vista está obstruida por árboles, edificios o nubes (sin contar la parte más externa de tu visión periférica, que de todos modos es mayormente insensible a los meteoros). Si la cantidad de obstrucción cambia, como por las nubes que van y vienen, anota una nueva estimación y el tiempo.

Si en la observación vais a participar dos o más personas cada una debe hacer su propio recuento por separado, sin influencia ajena,  trabajando exactamente como si se estuviera sola.

El propósito de todo esto es darles significado a los números; es decir, hacerlos convertibles a la medida estándar de la verdadera actividad meteorológica: la tarifa cenital por hora, o ZHR. Este es el número de meteoros que sería visto por un solo observador por hora si el radiante de la ducha estuviera en el cenit, si la vista no estuviera obstruida, y si el cielo fuera lo suficientemente oscuro como para que las estrellas de 6.5 magnitudes sean visibles.

Un buen perfil de actividad, un gráfico de cómo se comporta el ZHR desde el principio hasta el final de la lluvia requiere muchos miles de meteoros contados de la misma manera por muchos observadores. Idealmente, los contadores deben estar espaciados por todo el mundo para mantener la lluvia bajo vigilancia continua durante varios días. Cuantos más buenos recuentos se hagan, más exacto será el gráfico final y mejor se representará el comportamiento real de la lluvia.

¿Cómo se viene el 2020 en cuanto a lluvias de estrellas?

Los expertos afirman que será un buen año de observación puesto que la Luna estará en fase menguante. La máxima actividad está prevista en la fecha que ya hemos señalado, el 12 de agosto, concretamente entre las 3 y las 6 de la tarde así que un momento ideal serían las noches del 11, 12 y 13 de agosto.

¿Con ganas de más? Lluvia de estrellas delta Acuáridas

Los meteoros Delta Acuáridas pueden tender a ser un poco más débiles que las Perseidas y meteoros vistos en otras lluvias importantes. Esto hace que un cielo oscuro libre de la luz de la luna sea aún más importante para poder disfrutar de la lluvia de estrellas Delta Acuarida anual.

Del 5 al 10% de los meteoros dejan unas colas observables (son brillantes caminos gaseosos que pueden verse durante un par o tres segundos después del paso del meteoro). La velocidad del meteoro en contacto con la atmósfera se da a los 100 kilómetros por hora.

En 2020 podremos disfrutar de esta lluvia estelar a finales de julio.